El senador independiente José Vargas Vidot anunció hoy la presentación de una medida legislativa para crear la Ley contra el discrimen por condición social de exconvicto, con el propósito de eliminar ciertos delitos del certificado de antecedentes penales para facilitar la búsqueda de empleo y reinserción social de las personas que hayan estado en la cárcel.

El Proyecto del Senado 372 enmendaría la Ley 100 de 1959 de discrimen en el empleo para incluir la condición de exconvicto dentro de las que estarían protegidas por ley, de modo tal que no puedan negar el empleo a una persona por el simple hecho de haber estado en la cárcel.

De igual forma, permitiría eliminar del certificado de antecedentes penales los delitos menos graves en un periodo de tres meses tras haber cumplido la sentencia, tiempo que actualmente es de seis meses.

En el caso de los delitos graves, se permitiría eliminarlos de los antecedentes penales en un periodo de un año luego de haber cumplido la sentencia —actualmente deben pasar cinco años—, siempre y cuando tengan “buena reputación en la comunidad”, no hayan cometido otro delito y se hayan sometido a la muestra requerida por la Ley del Banco de Datos de ADN. Podría hacerse mediante una solicitud a la superintendente de la Policía y con una declaración jurada.

Estas circunstancias no aplicarían en los casos de delitos graves de índole sexual, contra menores o por corrupción.

“Insertar al exconfinado al mercado laboral es importante en su gestión de apoderamiento, desarrollando los medios necesarios para subsistir en estos difíciles tiempos. Las estadísticas dicen que si los confinados no tienen un trabajo legítimo, tienen más probabilidades de reincidir. Tener antecedentes penales se ha convertido en un lastre para quienes quieren conseguir un trabajo honrado para mantenerse a sí mismos y sus familias”, declaró el legislador en una rueda de prensa en el Capitolio.

Vargas Vidot destacó que en Puerto Rico las mujeres exconfinadas tienen una reincidencia delictiva de un 30%, mientras que en el caso de los hombres, esa cifra se eleva a un 70%. Esto significa que siete de cada 10 hombres que sale de la cárcel vuelve a cometer algún delito.

“Lo que queremos es armonizar los intereses de una población que le molesta al resto de la sociedad y que la sociedad misma la mantiene en una inmovilidad marcada por el estigma y el prejuicio”, dijo el senador, que presentó el proyecto luego de conversar con exconvictos que señalaron sus preocupaciones.

La medida también provee penas contra los patronos que discriminen contra una persona por el simple hecho de ser exconvicta, a menos que demuestren que los delitos interrumpen con la labor que ejercería. Además, impone sobre el patrono el peso de indagar el pasado delictivo de una persona.

Vargas Vidot sostuvo que discutió con el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, su proyecto, y que el líder senatorial estuvo “muy consciente de que hace falta aprobar una pieza de esta naturaleza. Claro, no voy a comprometer su palabra”.

Agregó que ahora iniciará un “cabildeo intenso” en la Legislatura para que el proyecto vaya a vistas públicas y se convierta en ley.

Fuente: Cindy Burgos Alvarado, Caribbean Business, 10 de marzo de 2017.

Share.