Por: Ana Cristina Martínez Flores

Encerrada aquí
Demasiado tiempo para pensar
Demasiado ruido y no puedo hablar
No me puedo mover, solo esperar y esperar.
Quisiera saber cuál es el agravante
Para mejorarme en cuanto antes
Continuar hacia adelante, conocer el causante.

Al culminar este infierno
El nuevo silencio resulta tierno.
Me exoneran del horror
Pero justo cuando pienso que no puede ser peor…

Descubren un tumor
Le llaman micro adenoma
Siento un inmenso ardor
Esto debe ser una broma
“Tranquila, no pasa nada, se te va a pasar
Por ahora es chiquito y es mejor concentrarse en progresar.”

Inevitable se me hizo, el no proceder a comparar
Mi situación con la de mi isla bella, mi isla natal

Al descubrir un problema, por más pequeño que sea…
Le dicen a la isla que no se preocupe,
Pues tiene solución
Sin embargo, piden tiempo para continuar la investigación.
Ya que tal vez al momento,
No hace falta extirpar
Pues con él, se podría “vivir igual”.

Todos dicen querer ayudar,
Mientras que al momento de la verdad
Prefieren ceder la responsabilidad.

Es oficial,
No son meros alegatos
Pero mientras pasa el rato, me percato
De que no tenemos el control,
No podemos hacer nada.
Ya no tenemos el rol,
Por nosotras mismas, ya no estamos gobernadas.

Share.