RESEÑA

Por: Ricardo J. Costa Agosto*

La Lcda. Iris Rosario Nieves, abogada de la Sociedad para Asistencia Legal y profesora adjunta de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, comenzó el conversatorio, La Caducidad de la Cárcel,[1] citando al historiador puertorriqueño, Fernando Picó, “La cárcel no es la solución. Es el problema. Eliminar la cárcel debe ser una prioridad pública”.

De esta manera, en la introducción del evento se plantearon varias interrogantes que urgen ser reflexionadas y atendidas acerca del sistema carcelario de nuestro País. La Lcda. Rosario Nieves, tomando en cuenta las expresiones que hace Picó en su libro, El día menos pensado, concluyó que lo colocan muy cerca de importantes abolicionistas carcelarios que, “han luchado por denunciar y detener la expansión del complejo industrial carcelario por éste ser selectivo, discriminatorio, fuente de sufrimiento y por no atender las necesidades de las víctimas”.

Dichas expresiones se originaron en la actividad que se celebró el pasado viernes 12 de enero de 2018 en el Aula Magna de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR). La misma tenía como norte honrar el legado del profesor Picó, quien dedicó gran parte de su vida a cuestionar la utilidad de la cárcel. Además, propuso que nuestro sistema de corrección y rehabilitación se convirtiera en una institución educativa que promoviera el aprendizaje, la salud y la sociabilidad de quienes allí residen.

La licenciada, además, luego de un análisis intrínseco de lo propuesto por Picó, concluyó su ponencia invitando a todos a una introspección. Sugirió que es imperativo que se utilicen las palabras del fallecido historiador como un pie forzado para analizar la reforma carcelaria y el Derecho Penal vigente.

Del mismo modo, Fernando Guzmán, ex alumno del Programa de Confinados Universitarios y amigo de Picó, hizo un llamado a que se desistiera de ocultar el problema que plantea la institución carcelaria en la Isla. Guzmán expresó, “Seguir encarcelando gente no ha dado resultado. Si el sistema de corrección se creó para la rehabilitación y lamentablemente no está cumpliendo las expectativas, hay que reformar el sistema”. Además, indicó que, si era una locura creer en la eliminación de los sistemas carcelarios puertorriqueños, “pues seamos locos”.

Por otra parte, la Hon. Migdalia Fraticelli, hizo hincapié en que, desde la judicatura, se ha hecho un esfuerzo genuino para garantizar el acceso a la justicia de la población correccional. “Hemos tratado de concederle el mayor número de derechos y privilegios que la situación jurídica nos permite”. Asimismo, puntualizó que, “la utopía del señor Picó tiene necesariamente que hacerse una realidad”, haciendo referencia al proyecto educativo propuesto por el profesor como ruta a la rehabilitación de los confinados.

Un gran ejemplo del impacto que pudo tener el Programa de Estudios Universitarios sobre la rehabilitación de una persona lo es Omayra Torres Sánchez, confinada en el Complejo de Rehabilitación para Mujeres, en Bayamón, y fiel defensora de los derechos de los confinados.

Torres Sánchez, se mostró decepcionada con el hecho de que los derechos de los participantes de dicho programa sean revocados cuando estos se encuentran siendo parte de un proceso disciplinario. Al respecto expresó que dicha cláusula que le niega el privilegio de estudio al confinado debería ser eliminada. Torres Sánchez añadió que, “la psiquis de cada confinado puede ser modificada con el poder de la educación, no con el castigo y el trato inhumano e injusto que se práctica en el llamado proceso de rehabilitación”.

Por otro lado, el senador, José Vargas Vidot, en relación a la idea del profesor Picó de desvanecer por completo la cárcel, mencionó que, “sería genuinamente el planteamiento objetivo hacia donde deben dirigirse nuestros ojos si es que realmente se quiere hacer algo”.

La actividad concluyó con una particular y emotiva intervención del público en donde se hizo alusión a un escrito de Picó de hace ya veinte años, titulado, A la Universidad desde la cárcel: Historia de un atrevimiento. En dicho documento, Fernando Guzmán, quien se encontraba confinado en aquél entonces, expresó su agradecimiento al profesor Picó por su esfuerzo y dedicación al Programa de Estudio Universitario en la cárcel. Guzmán expresó que, “Picó representa los valores que deseamos alcanzar como personas y es el hombre que hizo posible que se llegara a la universidad desde la cárcel; es el hombre que hizo posible la historia de un atrevimiento; vamos a atrevernos”.

Los confinados se han atrevido a recuperarse en un sistema que se esfuerza por desaparecerlos. La pregunta sigue sobre la mesa, ¿cuándo nos atreveremos como colectivo a reformar un sistema de corrección obsoleto, inhumano y que fracasa con vehemencia?

La Revista Jurídica de la UPR ofrecerá el próximo 18 de enero de 2018 el conversatorio, Reforma Contributiva Federal y su efecto en Puerto Rico, en el salón L-3 de la Escuela de Derecho de la UPR a las 3:00 p.m. Además, el 24 de enero de 2018 también se llevará a cabo la actividad, Revenge Porn: remedios y contornos jurídico-sociales, en el salón L-3 de la Escuela de Derecho de la UPR a las 4:00 p.m. Ambas actividades estarán abiertas al público general.


* El autor es Redactor Digital de In Rev y estudiante de segundo año en la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico.

[1] Puede utilizar el siguiente enlace para acceder a una grabación del conversatorio: Microjuris.com, La caducidad de la cárcel, LIVESTREAM (12 de enero de 2018), https://livestream.com/accounts/470295/events/8006461/videos/168438000.

Share.