Por: RPR

 

Pregunté, a mi esposa

‘¿Qué hay de cenar?’

Respondió, como cualquier cosa

‘Divorcio en sal de mar’

 

Se me vino a la mente

Cuando di el ‘SÍ’ frente a la gente

Enamorado, firme contrato prontamente

Y las capitulaciones olvide como un demente

 

Su abogado alego ruptura irreparable

Yo, esperando una separación más amigable

Quizá, divorcio por mutuo acuerdo

¡Qué va! Para mi ex, ¡hace rato soy recuerdo!

 

El juez dividió los bienes

¿Y la custodia? A la madre obviamente

$615 no dan para tantos vaivenes

Ëntre fines de semana y pensión, ¿pretender vivir normalmente?

 

Esta es solo una de las historias

De las muchas diarias que se ven

Que este alegato se te quede in memoriam

Porque un divorcio es más difícil que ser Zen.

 

Poema sometido para la primera Competencia de Poesía Efrén Rivera Ramos, celebrada el 10 de febrero de 2017.

Share.